Contrato Escritura sobre el arrendamiento del Molino en el año 1791, por Joset García encargado de la Sra. Marquesa de Espinardo, a Joset Seguero

(datos conseguidos y resumidos por D. Paco).

ARRENDAMIENTO DEL MOLINO DE ALBATANA

JOSET GARCÍA, ENCARGADO DE LA SRA. MARQUESA DE ESPINARDO

A

JOSET SEGUERO

 

En la villa de Jumilla, a veinte y tres días del mes de julio de mil setecientos noventa y un años, ante mí, el Escrigano y Testigo infrainscrito, Joset García, vecino de la villa de Hellín, en nombre de la Sra. Marquesa, viuda, de Espinardo, y en virtud de orden que por su Señoría se le ha conferido en su carta con fecha en la villa de Espinardo a veinte y uno de junio próximo de este presente año, firmada de su puño y letra, sellada con el sello de sus armas y refrendada por Ángel Martínez Lorente, su Secretario, que para el efecto que abajo se expresará se me ha exhibido por el propio Joset García, a quien se la he devuelto y, al ser bastante para celebrar este Contrato, doy y hago fe:

Otorgó que daba y dio en Arrendamiento a Joset Seguero, vecino de la villa de Tobarra como Principal y a Sebastián de Lencina, que lo es de la de Albatana, como su Fiador y llano pagador, un Molino Harinero que, en el término y Jurisdicción de dicha villa de Albatana, posee la mencionada Sra. Marquesa, por tiempo y espacio de un año que principió a correr en el día veinte y cuatro del referido próximo mes de junio y finara vísperas de semejante día del que vendrá de mil setecientos noventa y dos, en precio y garantía de ciento y ocho fanegas de trigo enjuto y limpio, que han de pagar y satisfacer en especie, de tres en tres meses con anticipación y pagas iguales, puestas de su cuenta y riesgo en las casas y graneros que Su Señoría tiene en dicha villa de Albatana, pagando así mismo cien reales de vellón por razón de Aveala, con la condición que los susodichos han de echar a sus expensas dos días de obra en dicho Molino, pagando el yeso que se consuma por Maestro, Oficial y Amasador, y los jornales de éstos.

Que han de limpiar de su cuenta la acequia y fuente, desde el Molino hasta su nacimiento, a excepción de si se enrunase por algún aluvión, que en este caso se habría de limpiar por cuenta del vecindario y los días que por esta razón se pare de moler, con justificación de los que fuesen, se les han de descontar del arrendamiento principal.

Que en casos iguales ha de tener la preferencia para moler el vecino al forastero y si hubiese sobre ella alguna duda o desavenencia quedará su determinación al arbitrio de la Justicia de dicha villa de Albatana, por providencia gubernativa y no por juicio contencioso.

Que los susodichos han de dejar corrientes todas las herramientas y pertrechos del Molino, lo mismo que se les ha dado y entregado cuyos valores son los siguientes:

& Dos piedras, corredera y solera, apreciadas en cuatrocientos cincuenta reales de vellón.

& Un alzador de madera con clavija de hierro, en ciento diez reales de vellón.

& Un banco de madera con ranura de bronce, en cincuenta y cinco reales de vellón.

& Un rodezno con garrón de bronce, en cincuenta reales de vellón.

& Un saetón con cuatro ceñas y dos garfios de hierro, en cuatrocientos reales de vellón.

& Un pretal y un pico martillo de hiero, en veintiocho reales de vellón.

& Dos picos harineros, en doce reales de vellón.

& Una palanca mayal y tres rodillos, en dieciséis reales de vellón.

& Dos ceñas de hierro para el árbol, en diez reales de vellón.

& Una verga y rasera de hierro, en treinta y cinco reales de vellón.

& Un ceño de hierro, en veintidós reales de vellón.

& Y una tolva corriente.

Cuyos pertrechos han de reintegrarse de su cuenta en caso de que alguno se menoscabe, apreciándose al fin del Arrendamiento. Y si alguna cosa más valiese, se les ha de abonar por parte de Su Señoría. Y si tuviese deterioros los han de pagar los susodichos.

Que, si cumplido el año de este Arrendamiento no les tuviese cuenta a los susodichos el seguir en él, ni a la parte de Su Señoría continuarlo, han de poder despedirse y ser despedidos, avisando en cualquier momento que sea, un mes antes, y en su defecto, ha de ser visto continuar este Arrendamiento por el mismo precio, circunstancias y condiciones.

Y sí, el nominado Joset García se obligó en nombre de la Sra. Marquesa a que este Arrendamiento les sería cierto y seguro, no inquietado ni despojados de él en dicho tiempo por cualquier causa ni razón, cumpliendo los susodichos con lo ya estipulado.

Y los referidos Joset Seguero, Principal, y Sebastián de Lencina, su Fiador, que están presentes al otorgamiento de este Contrato, los dos juntos y cada uno de por sí insólidum, renunciando, como expresamente renunciaron a la ley de duobus reis devenidi, el autíntica presente hoc ita codice de fide jusaribus, con el beneficio de la división, exclusión de bienes y demás de la mancomunidad y fianza, como en ellas se contiene, dijeron:

Que lo aceptaban y aceptaron en todo y por todo, según y como en ello se contiene, y se obligaron a hacer las pagas que quedan enenciados en los tiempos que se refieren y hacer y costear las otras maniobras y reparos en la forma que queda prevenida.

De cuyo Arrendamiento se dieron por contentos, y entregados a su voluntad el que renunciaran las leyes de la entrega y las demás del caso.

Por todo lo cual, pueden ser apremiados con sólo esta Escritura y el Juramento de la parte de Su Señoría, con revelación de alguna prueba aunque a otro se refiera.

Y uno y otros otorgantes, por lo que a cada uno toca cumplir y guardad, se obligaron Joset García las propiedades y rentas de la Sra. Marquesa y los referidos Joset Seguero y Sebastián de Lencina sus personas y bienes habidos y por haber y dieron poder a los Justicias de Su Majestad de cualquier parte que sean, especialmente a los de esta villa de Albatana y Tobarra para que les apremien a su cumplimiento tanto por rigor de daño y vía especulativa como por sentencia pasada en cosa juzgada y consentida.

Renunciaron todas las leyes y fueros a su favor y la general del año en curso, en cuyo testimonio así lo otorgaron, siendo testigos Fernando Antonio Jiménez Pérez, agustín Guardiola Ruiz y Antonio Jiménez, vecinos de esta otra villa y de los otorgantes de quienes doy fe y conozco, firmando los que supieron y por el que dijo no saber firmó uno de los otros testigos de lo que también doy fe.

Firmas: